Facebook se planta frente a las marcas