"Sean curiosos" Fue el primer mensaje de Stephen Hawking en Facebook