Nuevamente, Samsung es culpable de infringir en las patentes de Apple