Moto G lo tiene todo para triunfar en Latinoamérica