5G requiere de nuevos “yacimientos” de espectro para despegar en América Latina